Bombas de calor – Aerotermia

La calefacción por aerotermia en invierno actúa por sistema termodinámico, aumentando la temperatura del agua y hace circular el calor en el hogar a través de suelo radiante, radiadores o fancoils. En verano también puede refrescarse y por lo tanto asegurar un confort óptimo en la vivienda. Solo se trata de seleccionar la temperatura que más convenga y es muy sencillo. La bomba de calor aerotérmica se instala en el exterior de la vivienda y no plantea restricciones de instalación relacionados con el terreno, por lo que es una solución para todos.

En el interior del hogar, un módulo asegura la regulación del confort y la gestión del circuito hidráulico, así como de la producción de agua caliente sanitaria.
La bomba de calor aerotérmica o el sistema de aerotermia termina seduciendo por varias razones: Por la protección del medio ambiente, ya que las calorías del aire son una energía limpia e inagotable. Y la bomba de calor no emite CO2. Además consigue realizar un ahorro económico considerable en comparación con los sistemas tradicionales de hasta un 70%.

La aerotermia o bomba de calor aerotérmica se puede instalar en cualquier zona geográfica en España pero eso sí, requiere la instalación de técnicos profesionales homologados.

Con la idea de que el clima está cambiando y los efectos son palpables en todo el mundo, es fundamental que las emisiones de CO2 se reduzcan al máximo para no seguir destruyendo el medio ambiente. Si lo unimos a la evidencia de que los combustibles fósiles son cada vez más limitados y más caros, esto da como consecuencia la búsqueda de sistemas de climatización que ahorren energía y sean más baratos. Y en este caso con aerotermia, la confortabilidad viene de la mano de un dos por uno. Es decir, con un generador de energía calorífica que transforma la energía del aire exterior, ilimitada y prácticamente sin utilizar, en calor o refrigeración útil para el hogar.

Se trata sin duda de un sistema muy demandado y que proporciona ahorro y eficacia a partes iguales, algo que siempre va unido en la búsqueda de soluciones de climatización para las familias. No requiere mantenimiento porque carece de quemador y máquina de combustión como las calefacciones de gasóleo, por ejemplo. No requiere depósito de combustible ni chimenea, con lo que se reduce la peligrosidad al máximo. Y como requiere conexión eléctrica, tiene plena autonomía de suministro, los cuales son 3: calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

En definitiva, se trata de un módulo o caldera que recupera y usa energía aerotérmica, que es renovable, gratuita y disponible en la naturaleza las 24 horas del dia. Y con el módulo hidráulico del interior de la vivienda, se reparte.

Con estas prestaciones, el sistema de aerotermia está ganando en número de solicitudes a las empresas instaladoras de este tipo de climatización.